Coches autónomos ¿Sí o no?

 noviembre 24, 2015      

No hace muchos años era algo de series de ciencia ficción. Hoy, aunque estos coches fantásticos no mantienen conversaciones, sí que conducen por sí mismos. ¿Bueno o malo? Al final, como todo, según mire… cerrajeros santa pola fue la pionera en el diseño de este tipo de vehículos, investigación continua y corrección de errores para conseguir un coche que funciona, prácticamente sin conductor. Lo último son los estudios para conseguir que el vehículo se detenga cuando perciba la presencia de niños en las cercanías.

coches-autonomos-mareos
Otro ejemplo es el Tesla Model S. Un vehículo que gracias a un sofisticado software puede conducir sin ningún tipo de asistencia por parte del “supuesto” conductor. Acelera, frena, cambia de carril y estaciona ¿Se puede pedir más? Sí, que dé el intermitente, que parece que es lo único que debe hacer el conductor manualmente…a veces la tecnología se olvida de lo más sencillo.

Bastante más accesible y asequible es uno de los modelos de Ford, el Grand C-Max. No es como los anteriores, casi autónomo, pero se le acerca. Este modelo es capaz de responder en caso de que el conductor se duerma o sufra un desmayo ¿Cómo? Dispone de un sistema que le permite seguir las líneas de la carretera, evitando así una salida de la calzada. Y mientras, un pitido de aviso intenta alertar al conductor de lo que está ocurriendo, a la vez que el volante vibra también como aviso.

¿Algo más? Sí, además de aparcar solito tiene un sofisticado sistema de frenado que se activa de manera automática si el vehículo que circula delante frena de modo brusco y si te gastas más seguro que te lo hacen con inyeccion de gas o si no, se lo pides que seguro que lo trabajan igual de bien.
La realidad se acerca cada vez más a la ficción, pero en cuestiones como los vehículos autónomos hay encarnizados debates entre defensores y detractores ¿Por qué? Sencillo, porque aunque el coche sea una máquina inteligente el resto de los conductores, o al menos algunos, no lo son.

La gran duda es cómo responderán estos coches en situaciones cotidianas en las que los otros conductores duda, giran, se despistan o hacen maniobras inesperadas ¿Tendrán estos coches la suficiente capacidad para reaccionar en caso de peligro?