El CES y las novedades de esta año

 mayo 13, 2016      
 Miscelanea   

El Consumer Electronic Show (CES) es la cita que cada enero en Las Vegas (Nevada) da el pistoletazo de salida a las tecnologías e innovaciones tecnológicas que van a marcar el resto del año. Traspasado del ecuador del primer cuarto de siglo veintiuno, ahora sí da la sensación de que la modernidad ha cogido velocidad de crucero y de que una innovación electrónica es superada al instante por otra más sofisticada y futurista.

cesEn el gran evento de CES se congregan grandes firmas y marcas que están llamadas a marcar la vanguardia tecnológica. Por ejemplo, Google y Ford pueden estar tejiendo un acuerdo para fabricar de forma conjunta coches de conducción autónoma. Gente como Brian Krzanich, CEO de Intel, o Ginni Rometty, de IBM, se entremezclan con personalidades del mundo del motor, como Herbert Diess, CEO de Volkwagen Passenger Cars, o May T. Barra, de General Motors. Es la prueba de que las innovaciones de estos días van a venir de la mezcla y la convivencia de campos muy distintos, como pueden ser la cibernética y el automovilismo.

En los cuatro días que dura el CES, del 6 al 9 de enero, se observa también cómo las marcas chinas siguen experimentando un crecimiento meteórico. El fabricante chino Huawei se ha convertido en el segundo en importancia en el mercado de los teléfonos inteligentes Android, sólo superado por Samsung, y parece que se ha propuesto seguir ascendiendo sin apoyarse precisamente en terminales baratas, hasta ahora su sello distintivo.

Todo cambia muy rápido en estos días y marcas chinas con la vitola intrínseca de ser baratas y de mala calidad ahora le pisan los talones a compañías como HTC, LG o Sony. Pero guerras de nombres aparte, este 2016 será un nuevo escenario para atajar hacia el futuro. Este año llegará la nueva generación de redes, la 5G, que reemplazará a la actual 4G ofreciendo velocidades por encima del giga por segundo. Aunque la implantación comercial de esta nueva red no está prevista dentro de cinco años, ya el pasado 2015 Ericsson alcanzó velocidades reales de cinco gigas en pruebas.

Relojes y pulseras de actividad, gafas inteligentes, sensores capaces de medir la temperatura corporal… El futuro está aquí, la tecnología ha perdido sus frenos y cosas tan disparatadas hasta hace poco como insertarnos o tatuarnos sensores en el cuerpo serán una realidad inminente.