El futuro ya está entre nosotros

 julio 19, 2019      

La visión futurista de cómo sería un hogar moderno, plasmada en la serie de televisión los supersónicos, esta hoy entre nosotros.  El internet de las cosas llego para quedarse y ya se encuentra en muchas de las cosas que nos rodean, sean ellos los coches, el funcionamiento de las ciudades y los aparatos de uso diario. Algunos ejemplos de lo que ya puede conseguirse son los siguientes:

Quiere una asistente virtual? Alexa, Assistant y Siri, desarrollados por Amazon, Google y Apple pueden ser el cerebro de su casa y usted podrá inclusive interactuar con ellos para que ejecuten sus órdenes, mediante la voz. Le sorprenderá lo que pueden hacer, son casi una compañía en casa, pues buscan en internet lo que les pida, ponen música, le crean recordatorios, hacen llamadas y por supuesto son los controladores del internet de las cosas en su casa.

Necesita abrirle la puerta remotamente a una asistente domestica, a un jardinero o a una visita inesperada, o porque no a un familiar que olvido las llaves?, pues ya existen cerraduras inteligentes que lo hacen posible. Si aun no las tiene instaladas y alguien dejo las llaves adentro recuerde que también puede contactar a los cerrajeros que acudirán con la rapidez que amerite.

En cuanto a electrodomésticos ya son varias las marcas que tienen aparatos con los que usted podrá comunicarse a través de un mensaje de texto y lograr poner en funcionamiento la lavadora o encender el aire acondicionado para que cuando usted llegue a casa ya haya alcanzado el confort climático.

Otro ámbito aparte del hogar donde ya ha comenzado a utilizarse el internet de las cosas es en las ciudades inteligentes, en ellas se han instalado dispositivos que permiten mediciones automáticas, sin presencia de personas para que luego puedan analizarse los datos recogidos y tomar las decisiones necesarias. Ejemplo de ello son los semáforos inteligentes y los sensores que se colocan en redes de alumbrado, alcantarillas y alarmas por mencionar algunas.

Las empresas están utilizando el internet de las cosas por ejemplo para controlar inventarios, para conocer el nivel de sus existencias y lograr que siempre se encuentren en los niveles adecuados para la operación, también para aplicar programas de mantenimiento preventivo programado en equipos y para mejorar el ahorro energético en sus instalaciones todas estas actividades significan ahorro en  tiempo y en dinero.

Este concepto que nació en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) producirá una revolución en las relaciones entre los objetos y las personas. Si pensábamos que el mundo había cambiado cuando las personas comenzamos a conectarnos  a la red, imagine por un instante lo que ocurrirá cuando las cosas lo hagan. Quizás aún no estemos preparados para conocer el alcance de ello.

El internet de las cosas está en fase de desarrollo y despliegue, pero las ventajas son innegables: rapidez en la obtención de datos para la toma de decisiones, facilita las labores de control y seguimiento, generando por tanto ahorro de tiempo y de dinero. Queda aún incertidumbre en lo relativo a la compatibilidad, la seguridad, la privacidad y los riesgos ante un mal funcionamiento que pudiese cotizar muchos sistemas. Pero dado que son muchas las empresas de tecnología que se encuentran trabajando en ello, a la vuelta de la esquina tendremos un mundo de equipos conectados y la vida será más fácil, divertida y productiva.