Los gadgets de reyes

 mayo 1, 2016      

En los días de Navidad que acaban de pasar, con Santa Claus y los Reyes Magos como visitantes, muchos han apostado por regalos tecnológicos y por gadgets, dispositivos con un propósito muy específico capaz de comportarse de forma novedosa y práctica. Pero los regalos del presente son los residuos electrónicos del mañana; las nuevas tecnologías han cambiado el panorama de la basura que en la actualidad generamos.
Se trata de millones de instrumentos y aparatos electrónicos que, en muchas ocasiones, en pocas horas acaban desechados, olvidados o tirados; también el intercambio y el desecho de pilas es otro de los problemas que se presentan.
Por tanto, en esta era de modernización también en lo que a regalar se refiere, es importante saber reciclar y dar una segunda vida a toda esa basura tecnológica. Por ejemplo, el 75% de los materiales que conforman una pila doméstica pueden llegar a ser reutilizables en posteriores procedimientos de fabricación, por lo que sólo el 25% quedaría cosmartwatchmo un residuo controlado.
A veces nuestra sociedad tiene asimilada la necesidad de reciclar sólo en muy concretos materiales y en muy determinados casos. Pero, no obstante, es muy importante acercarse a los miles de puestos de reciclaje de pilas que hay y abonarse también al reciclaje y a la concienciación de hacer lo correcto con los productos electrónicos que dejan de utilizarse.

 
Y es que las baterías por ejemplo son uno de los focos más importantes de contaminación, ya que disponen de metales pesados que resultan imposibles de asimilar para la naturaleza. Tal vez sea el momento de pensar en regalar juguetes responsables, que contaminen menos y que empleen menos plástico.
Es cierto que algunas empresas del mundo de la electrónica y la informática han intentado aportar su granito de arena, por ejemplo, con la eliminación de los retardantes de llama de los ordenadores, que contaban con compuestos químicos retardantes. Esto supuso una contribución con el medio ambiente. Pero el consumo responsable y la información de cómo reciclar los nuevos productos tecnológicos con los que convivimos dependen en una enorme medida del consumidor.